miércoles, 8 de abril de 2015

Escapada a Madrid con niños

Hace meses, después de realizar nuestra primera escapada "de ciudad" con los niños (hasta este año siempre habíamos ido con ellos de vacaciones en plan playa-pulserita-todo-incluido) empecé a preparar un post para contaros cómo habíamos organizado el viaje. No tenía intención de descubriros la pólvora pero sí daros alguna idea si teníais intención de acercaros a Madrid. Pero claro, el tiempo fue pasando y las fotos y el post a medio hacer se quedaron en mi ordenador.


Tanto tiempo se quedaron y tanto nos gustó la experiencia del primer viaje, que  hemos vuelto a repetir. Entonces decidí unir los dos viajes, uno en primavera y otro en invierno, para contaros por fin nuestra experiencia. Pero de nuevo se me hizo bola y hasta hoy, primavera otra vez, no me he decidido a terminarlo. Os cuento todo esto para que no os pille de sorpresa ver fotos en pantalón corto mezcladas con otras de turrones y acebo.



En ambas ocasiones procuramos hacer pocos planes y orientados a los peques para no agobiarlos y siempre cenábamos en casa para finalizar el día más relajados. En junio alquilamos un apartamento y cocinábamos los desayunos y las cenas y en diciembre estuvimos en casa de mi prima, evidentemente mucho mejor la segunda opción, claro (Gracias Patri por ser la anfitriona perfecta!! Ten cuidado porque repetimos!!).


En cada uno de nuestros viajes elegimos un museo para visitar, en el primero fue el Museo Nacional de Ciencias Naturales y en el segundo nos tocó el Prado.


Le teníamos muchas ganas al de Ciencias porque ya sabéis que Antón es fanático de los dinosaurios. Y, la verdad, es que no nos decepcionó en cuanto a contenido. De todos modos, creo que al Museo le falta organización. El día que nosotros fuimos no había ningún taller para las edades de mis hijos así que hicimos la visita por nuestra cuenta. Está alojado en dos edificios y nos dio la impresión de que falta un poco de información. Nosotros preguntamos en la entrada y nos dijeron que no tenían ningún material especial para niños. No hay un itinerario organizado y es fácil perderse el edificio anexo salvo porque en él están los dinosaurios y nosotros íbamos como locos buscándolos.



Pero vamos, en general, totalmente recomendable y como prueba ahí tenéis a mis churumbeles encantados de la vida comparando la longitud de sus fémures con el de un elefante.


Con el plan del Prado tenía más dudas. Por eso no me atreví en nuestra primera visita y lo dejé para la segunda. Compré un par de libros para niños en los que proponían diferentes itinerarios. Sin embargo, al final nos dieron en el propio museo un tríptico con actividades para niños que fue un éxito. Sólo se visitan 8 obras y se hace fácilmente en unas dos horas que, por otra parte, es el tiempo máximo que mis hijos aguantan en un museo, así que resultó perfecto.



Mi consejo es que compréis las entradas por Internet, si compráis entradas de precio reducido o gratuito (como es el caso de los menores de edad) tendréis que pasar igualmente por taquilla, pero es una ventanilla especial en la que no hay cola y os ahorraréis la espera con los niños reservando sus fuerzas para el museo, que es lo importante. Decir que disfrutaron es quedarse cortos, Anxo literalmente alucinó, especialmente con un cuadro de la Resurrección, del que hasta tomó apuntes.


En nuestra primera escapada hicimos dos cosas que os recomiendo fervientemente si vais con niños. Por un lado, cogimos uno de esos autobuses turísticos que te permiten subir y bajar por toda la ciudad. Un acierto total para evitar que se cansen caminando de un punto a otro, además también disfrutan de las vistas mientras os desplazáis. Nosotros lo cogimos en la Puerta del Sol y fuimos hasta el Museo de Ciencias Naturales, lo que nos permitió ver el Santiago Bernabeu por fuera (y de paso ponerles los dientes largos de tal manera que en nuestro segundo viaje no pudimos evitar visitarlo.).


Otra de las ideas que os propongo para los peques, y que también vale si vivís en Madrid y aún no los conocéis, es hacer una visita guiada. Nosotros contratamos una con Madrid and you y fue de lo más divertido. Por sólo 15 euros por niño hacen una visita guiada por el Madrid de los Austrias con juegos y actividades destinadas a los más pequeños. La verdad es que no pudimos tener más suerte: sólo eran 4 niños y nuestra guía Magda fue un amor. Así que ya sabéis, animaos a probar.


La verdad es que pasear sin rumbo por Madrid ya es como recorrer un museo, en cualquier esquina encuentras monumentos y edificios que te dejan sin respiración y hacerlo en modo slow es un regalo para niños y mayores.


Cualquier sitio nos vale para pararnos y hacer un poco el ganso y de paso que mamá nos haga unas fotitos y se quede tranquila...Para nuestra segunda escapada aprovechamos el puente de Diciembre, nosotros y toda España he de decir...Nunca en mi vida había visto tanta gente junta!! Llegar hasta la plaza Mayor era una odisea y moverse por allí un imposible. las aglomeraciones empeñaron un poco nuestra visita pero nada que o se pueda solucionar probando otra vez (aviso para mi prima...)


La primera vez no tuvimos mucha suerte con las comidas, no llevábamos nada preparado y acabamos comiendo en restaurantes de comida rápida con más pena que gloria. Sin embargo, para la segunda pedí ayuda a mis amigas instagramers de la zona que me recomendaron por un lado La Mucca y por otro Murillo. El primero tiene varios locales por el centro, nosotros fuimos al de Pez y nos encantó. El Murillo está al lado del Museo del Prado y es un sitio pequeñito con muchísimo encanto. En ambos recibieron muy bien a los niños y la comida mejor imposible.


El viaje en coche de seis horas de duración se hizo sin problemas. Un par de paraditas, alguna siesta y muchos juegos nos permitieron completarlo conservando la armonía familiar. De todos modos, si vuestros hijos son de difícil entretenimiento, os recomiendo este post de Baballa para viajar largos recorridos con niños.

Bueno, pues hasta aquí mi guía de Madrid. No sabéis qué peso me he quitado de encima. Espero que os pueda ayudar si estáis planificando una visita con vuestros hijos. Nosotros repetiremos en breve seguro porque Madrid siempre es una buena disculpa. Os animáis?

8 comentarios:

  1. Se lo voy a recomendar a unos amigos para que se atrevan al momento museo con niño en Madrid, yo es que soy muy pro-museo (siempre que se lo adaptes), aqui cualquier museo al que vayas siempre te encuentras un montón de niños ysi no hay actividades especifícas directamente hay una zona para ellos (que te parece como nueva razón para animaros a visitar Dinamarca?)
    Muy fan de algunas de las fotos: la de los dos "majos" vestidos delante del hueso de dinosaurio, la concentracion en el vestuario del Bernabeu... Vamos que se nota que lo pasarón bien!!
    Besines

    ResponderEliminar
  2. Querida Iverina, no necesito más razones para atreverme a visitar Dinamarca! Lo que necesito es encontrar un vuelo barato!! Si encuentras uno allá nos vamos!! Un beso!

    ResponderEliminar
  3. me encanta ver a tu hijo vestido del Real Madrid!! y pensar en mi con la mia!!! tengo pendiente ir a Madrid, tal vez y por otras circunstancias tenga que hacerlo pero ya aprovecho y me llevo a las niñas a hacer turismo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí lo del fútbol me da cien patadas, ya lo sabes, pero es que ellos disfrutan tanto que hay que sacrificarse! Madrid siempre apetece, verdad?

      Eliminar
  4. Con niños y viviendo en Madrid ¡y no he ido a estos museos! Me lo apunto pero ya :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues son muy apetecibles Ana así que anímate!

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Pues son planes bien sencillos pero hechos con mucha ilusión!

      Eliminar

Blogging tips