viernes, 2 de junio de 2017

Me bajo de la vida

Tengo una crisis existencial. He tardado unos tres meses en ponerle nombre a mi estado de ánimo pero ya está. No estaba triste, ni enfadada, ni aburrida pero no era capaz de tener la energía de siempre. Días y días dándole vueltas a la cabeza, mis padres preocupados, mis amigos pensando que estaba enfadada, hasta en el trabajo me decían que me pasaba algo...y yo sin saber qué decir. Pero ahora lo tengo claro: se llama crisis existencial.


Yo no sé si te ha pasado esto alguna vez, a mí me recordaba un poco a la sensación de no encajar en ninguna parte que tienes cuando eres adolescente. Pero, ¿ahora?¿una señora de casi 42 años que no tiene claro dónde está? A mí me parecía tan ridículo como a ti, pero el caso es que es así como me sentía. Lo peor de todo es que el motivo último de mi malestar era algo tan banal como las RRSS. Un poco inmaduro, no?



Publiqué mi primera foto en Instagram el 15 de agosto de 2012. Mi marido ya llevaba un tiempo haciéndolo pero, como casi siempre suele suceder, yo me enganché y él no. Acompañó durante mucho tiempo, ahora sé que demasiado, con una mezcla de paciencia y desconcierto, a una mujer que tenía que fotografiar y compartir cada momento de su vida. Convivía con total normalidad con esta situación porque me parecía divertidísimo. Conocí a mucha gente gracias a IG, algunas son ahora de mis mejores amigas, pero, al igual que pasó conmigo, las RRSS se nos han ido de la mano.

Antes encontrabas a gente con la que compartías intereses, gente con la que te identificabas o a la que admirabas por su trayectoria personal o profesional pero ahora todo se ha contaminado. Hay demasiado ruido inútil. Cuentas llenas de playas y hotelazos, chicas guapísimas luciendo cuerpazos y ropa imposible, otras en las que no dejan de bombardearnos con publicidad que más recuerdan a una teletienda que a un perfil de Instagram. Influencers que sólo son caras bonitas, algunas no pasan de los 15 años, que pretenden mostrarme un modelo de vida totalmente inasequible para el común de los mortales. Hasta he visto canales en Youtube (los favoritos de mis hijos) basados simplemente en abrir sobres de cromos. Así que, lo siento, pero yo me bajo de la vida. De esta vida de mentira.

¿Es que en este país ya no queda nadie que pague hipoteca, que tenga unos niños que llegan manchados del colegio, nadie que tenga ojeras y celulitis?. Sí, los hay. Yo los conozco y tú también. están aquí al lado. Son nuestros amigos, nuestros vecinos, nuestra familia. Los de verdad, los de carne y hueso. Gente que no compra likes ni seguidores.


Ya sé lo que vas a decir: que las RRSS no están para ver tristezas. Que para miserias ya tiene cada uno las suyas. Es cierto, pero tenemos que encontrar un punto medio. No está mal ver fotos de viajes que sabes que, salvo lotería que los pague, no vas a realizar nunca, pero no dejemos que esas vidas perfectas nos frustren y no nos dejen ver lo importante. No permitamos que los niños crezcan queriendo ser influencers. Pero ¿qué profesión es ésta? Fórmate, estudia, lee, mira el mundo con los ojos muy abiertos y después comparte lo que sabes. Ésa es la fórmula y no al revés.

Instagram me ha dado muchas más satisfacciones que problemas. No sólo he encontrado buenísimos amigos sino que hay mucha gente anónima que me escribe para que les recomiende un libro, para darme consejos en mis viajes, estudiantes de medicina que me piden que les dé claves para ser buenos médicos...y tantas otras cosas. No, definitivamente no voy a bajarme de IG, pero sí voy a eliminar el ruido. Vamos a divertirnos, a compartir intereses, pero fuera el postureo. Somos personas, gente de verdad. Que se note.


















15 comentarios:

  1. Me parece muy buena reflexión. A veces también me siento cansada de las redes, no sé, como harta, como si todo fuera demasiado irreal, pero siempre hay algo que me devuelve a los motivos, el porqué de usar las redes. En mi caso sobre todo me acerca más a mis alumnos, y eso me hace más asequible para ellos, que a veces me cuentan mejor su problema en un directo de IG que en clase.

    En fin, que creo que tienes mucha razón, pero tenemos que relativizar, y mirar a quién seguimos, porque nuestra visión de la red también depende de eso.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. No puedo estar más de acuerdo!
    Me gusta mucho IG pero me sucede más o menos lo mismo que comentas; esas vidas perfectas? eso de querer venderte todo el tiempo?
    Algunas veces me viene un bajón porque veo que mi IG no tiene esas fotos divinas y perfectas, mi casa está desordenada y justo uno de mis gatos está en una pose para comérselo, y le planto la foto; luego la miro, y no la subo porque alrededor del gato se ve el despelote de mi casa; y me siento mal, me siento mal porque quería compartir un momento que me encantaba y me contengo por estupideces, porque ves fotos tan perfectas, vidas tan perfectas, y vas, y te sientes mal??!!
    Eso no está bien.
    Compartamos lo que nos gusta aunque no sea tan estéticamente perfecto.
    Acompaño tu sentimiento, vivimos una época de demasiada comunicación en la que estamos mas solos que nunca. En lugar de aprovechar todos éstos avances, lo hacemos al revés, nos alejamos y vivimos vidas de mentira.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por poner voz (en este caso letras) a lo que pensamos tantos... Estoy tan de acuerdo con lo q dices como q también m llamo Lorena y también soy médico. Esta última coincidencia fue lo q m atrapó de tu Ig: "guau,también es médico y tiene dos hijos (otra coincidencia ��) y además tiene una cuenta chulísima,diseña bolsos preciosos y lee libros geniales ". Ya ves, por todo ésto te admiro desde la sombra de Ig,sin necesidad d q publiques playas,hotelazos ni bikinis imposibles!
    Espero q esto t anime un poquito a seguir así,como tú eres.
    Dentro de cierto tiempo cabe la posibilidad d q m vaya a vivir A Coruña: " a Dios pongo por testigo que t buscaré!!!!!" ������
    Espero haberte arrancado alguna sonrisa dentro de esta crisis existencial,q en mayor o menor medida,todos hemos pasado.
    Un besazo Lo! ��



    ResponderEliminar
  4. Hola, estás pasando por un momento por el que pasamos (casi) todos antes o después, ni más ni menos. Pero debo decir que me has sorprendido porque de ti no me lo esperaba, la verdad. Esa imagen que describes en RRSS es cierta pero creo que debemos verlo con perspectiva y madurez y yo trato de que las personas que sigo en redes me inspiren y no machacarme comparandome con ellas ypensando en todo lo que son y lo que hacen de manera perfecta.
    Precisamente una de esas personas eras tú y a veces dices¿ cómo puede ser que está madre/mujer/amiga/profesional llegue a tanto y siempre tan feliz ?
    Qué perfección , no? Y a mí que no me da tiempo a casi nada.
    Alucinaba y pensaba ¿cómo está persona con una profesión que exige tanta responsabilidad, atención y formación continua es capaz de llevar tan bien su casa, planificar menús semanales, viajar y asistir a eventos con amigas, hacer manualidades, salir con su marido, leer tantos libros y un largo etcétera? Pues supongo que con organización y cierto talento pero ver eso a veces también desanima porque somos humanos. Lo que hay en las redes lo hemos creado entre todos pero para eso somos adultos con capacidad de elección y yo prefiero quedarme con aquellas cuentas que me inspiren , siendo consciente siempre de que nadie en el fondo es perfecto y feliz todos los días de su vida, ánimo y un abrazo. Barbara

    ResponderEliminar
  5. Ay cómo te entiendo :). Yo sentí un rebote parecido hace unas semanas cuando estalló el tema de los bots porque sinceramente, con todo lo que estoy viendo desde hace un tiempo en RRSS , en blogs, en newsletters, que nos echáramos las manos a la cabeza por esa tontería me pareció que algo iba realmente mal. Y es que las RRSS al final no dejan de ser un reflejo de lo que pasa de verdad en las cabezas de muuuuchas personas y empresas. Sin duda hace falta más reflexión y menos contar lo primero que a uno se le ocurre. Entiendo que lo haga mi hijo de 14 años, pero gente ya de una edad como que no. Yo también sentí la necesidad de compartir mi pequeño cabreo. Por si te apetece echarle un vistazo : http://www.vintageandchicblog.com/2017/03/bots-trucos-herramientas-marketing-etica-2-0-instagram.html. Ale, un abrazote y ánimo, cuarentañera (de otra de 47 ;)).

    ResponderEliminar
  6. Lo malo de las RRSS es que parece que si haces una pausa o una desconexión es que has caído en depresión profunda o que te has bajado del carro. Y no, los que quedan ahí a la vuelta de una merecida desconexión, son los que cuentan. Otro tema es el grado de autoexigencia al que llegamos intentando alcanzar esa supuesta "perfección", que si fotografiarlo todo, que si compartir una foto al dia, un post a la semana... Y qué pasa si publico hoy tres y me paso semanas sin aparecer? Pues nada, en realidad. La vida (y las RRSS) seguiran alli cuando vuelva. Si nos esclavizan, las RRSS pierden esencia.
    Eso sí, no te canses nunca de escribir tu blog y compartir lecturas. Yo (y muchos más) esperamos el rato que haga falta.

    ResponderEliminar
  7. Ánimo y tomate tu tiempo, tienes toda la razón, las RRSS están llenas de banalidades y de chatices, pero gracias a ellas algunas personas encontramos contenidos interesantes, frescos, actuales, y de la vida misma como los que vemos en tu página, simplemente es un mundo abierto a todo, a lo bueno y a lo malo, a lo espectacular y a lo horriblemente vulgar y anódino...en nosotras esta saber diferenciar y poder elegir con qué nos quedamos y yo desde luego, me quedo con lo tuyo y con lo de otras tantas personas que nos mostráis una ventana a lo cotidiano, a lo increíble y a lo maravilloso del día a día.

    ResponderEliminar
  8. Una compañera medico de familia tiene una hermana que hace fotos preciosas. Buscas las fotos y te encuentras con Jackie Rueda que me lleva hasta Evaguein y de ella a Rebeca, a ti y a pocas personas mas y aqui me he quedado con tus reflexiones en voz alta. GRACIAS, mila esker.

    ResponderEliminar
  9. Estoy de acuerdo contigo, por eso las cuentas que se han vuelto así he dejado de seguirlas. Vamos a dar un poco de normalidad a la vida.

    ResponderEliminar
  10. Completamente de acuerdo, y porque sólo vas a compartir cosas bonitas, y momentos menos bonitos también. Mi hijo me dice que tengo pocos seguidores en IG, pero a mi me da igual, los poquitos que le dan me gusta a mis fotos son de verdad y, como tú bien dices, algunos ya amigos
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Pues fíjate, durante tu crisis existencial yo te he echado mucho de menos, porque me encanta tu IG y sobre todo tu energía, seguir tus consejos, tus libros, tu vida normal. Yo por mi edad no soy generación redes, y solo sigo a personas que parecen interesantes y que aportan. Y te conocí por @paulaytu que fue la primera persona que me dió un like y me pareció tan simpática con TEo que me conquistó, siguiendo ese hilo poquito a poquito conocí vuestra comunidad, e hizo que me lanzara con un blog en el que cuento la historia con la dislexia de mi hijo pequeño. Y sí es impresionante la basura que hay en RRSS, pero también hay piedras preciosas. Y lo tener crisis existencial debe estar en el ambiente y ser contagioso, y creo que es totalmente normal. Gracias Lorena por todo lo que compartes en IG es realmente muy inspirador. Abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  12. ¡Ay, Lo! Que creo que tengo yo también una crisis existencial.
    Estoy pensando seriamente cerrar mi FB, Twitter lo dejaré porque lo uso para informarme, pero IG... Me prtovoca cierto ansia y desconcierto a la vez.
    Pero me alegra que no te vayas del todo. Eres la "culpable" de que mi marido haya retomado la pasión por la lectura. Le recomiendo libros que tú recomiendas y todos le encantan.
    ¡No te vayas nunca!

    ResponderEliminar
  13. Que buena reflexión, yo al igual que muchas de vosotras estoy en el mismo punto. Todo es caras bonitas, vacaciones y viajes cada semana, vestimentas nuevas a diario....y yo me pregunto que vida tengo yo? Trabajo de 15 horas diarias, plancha, niños, oficina y fines de semana con un cansancio terrible. Cerré mi Facebook un tiempo pero hace unos días he vuelto y cada día miro si has publicado para leerte y comprar esa lectura que tanto me gusta. Gracias por seguir con nosotras. Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. No tienes que esforzarte, siempre has sido muy de verdad y se te nota, Lorena.

    ResponderEliminar
  15. Excelente reflexión. IG es una herramienta fantástica y muy poderosa, pero como siempre, todo hay que saber usarlo y la "vida virtual" no debe hacernos olvidar nunca que nuestra verdadera vida es real y sin RR SS.

    Un Saludo.

    ResponderEliminar

Blogging tips