martes, 22 de marzo de 2016

Los 5 secretos para que tus hijos lean

Mis hijos no leían y yo, que como ya me vas conociendo un poco, soy súper lectora vivía angustiada porque no sabía cómo inculcarles el amor por los libros. Les repetía hasta la saciedad desde muy pequeñitos que saber leer era lo más importante del mundo porque todo se aprendía en los libros.

Gracias a los libros yo he viajado por todo el mundo, he vivido historias de amor, he resuelto asesinatos.  He sido prisionera de la inquisición e inmigrante en Nueva Zelanda. He sido escritora, policía, abogada, ama de casa, modista y maestra. Y todo sin moverme de casa.


Pero, pese a eso, ninguno de los dos mostraba el más mínimo interés por aprender a leer ni por la lectura. Sin embargo, con paciencia y algunos trucos todo cambió.


Si a tus hijos no les gusta leer pero tú estás convencido de que deberían hacerlo. Si te mueres por llegar a casa un día y encontrártelos leyendo en silencio en el salón. Si te encantaría que te pidieran libros como regalo en su próximo cumple, entonces éste es tu post.
No digo que exista la fórmula infalible pero después de leer mucho sobre el tema y de probar diferentes opciones esto que te voy a contar es lo que a mí me ha funcionado.

  • Predica con el ejemplo

Ya sé que parece evidente pero a veces se nos olvida. Si tus hijos no te ven leer será un milagro que decidan un día cogerse un libro y sentarse a leer. Sin embargo, si para ellos es normal ver a sus padres leyendo, comprando libros, visitando bibliotecas y librerías será más fácil que lo asuman como una afición de su familia. No hace falta que llegues a mi extremo que, en un dibujo que hizo en una ocasión mi hijo de su familia, me dibujó a mí con el Kindle en una mano. Un miembro más de la familia!

  • Llena tu casa de libros

Mi casa está llena de libros: en el salón, en la cocina, en todos los dormitorios y hasta en el pasillo! Un amante de los libros necesita verlos, tocarlos, seleccionar cinco y leer dos, añadir otros, montañas y montañas de libros por todas partes. Si los niños tiene libros para ellos accesibles favorecerás que, en un momento dado, tengan la curiosidad de abrir uno.



  • Lee con ellos

Nosotros empezamos con la modalidad club de lectura. Nos metíamos en mi cama todos juntos y leíamos durante 5 minutos. La verdad es que les gustaba bastante pero era un poco rollo, luego tenían que cambiarse de cama, a veces nos quedábamos dormidos...así que, desde hace unas semanas hemos cambiado la modalidad. La idea me la dio el genial Daniel Pennac, autor de Como una novela. En este libro hace un repaso de los motivos por los que los jóvenes no leen. Él propone que, al igual que todos los niños adoran que les cuenten historias y les lean libros, no debemos cambiar ese hábito una vez aprenden a leer solos. No debemos abandonarlos en ese momento, podemos continuar leyendo con ellos. Y eso es lo que hacemos nosotros ahora. Por las noches nos vamos los cuatro a su cuarto y vamos leyendo por turnos un libro entre todos. Evidentemente ha de ser un libro sencillo asequible a la lectura por parte de toda la familia. Te sorprenderá cómo funciona esto.

  • Haz actividades divertidas que incluyan libros


Visita bibliotecas molonas (en nuestra ciudad esto es algo sencillo; tiene una red de bibliotecas municipales impresionante, con unas instalaciones maravillosas y un personal de lujo), apúntalos a cuentacuentos, presentaciones de libros infantiles, actividades en librerías y, si puedes, hazte amigo de un librero que te asesore (jajaja). Nosotros hacemos de vez en cuando el plan de irnos de librerías. Salimos juntos y nos acercamos a nuestras tiendas favoritas, elegimos unos libros, nos sentamos un rato a leer y después merendamos. No sé si es por la merienda o por los libros pero el plan funciona!



       


  • Sin presión
Tranquilidad y paciencia son las claves en todo esto. No hay prisa, se trata de que amen la lectura no de que la odien y la asocien a un ejercicio obligatorio. En el libro que te comentaba antes, Como una novela, finaliza con un decálogo de Derechos del lector. ¿Sabes cuál es el primero? Derecho a no leer. Estoy convencida de que si aplicas las claves que acabo de darte, tus hijos leerán y, lo que es más importante, adorarán leer. Pero si no es así, respétalos, serán unos niños estupendos igualmente.

Espero haber podido ayudarte; si te decides a utilizar alguno de mis consejos, me encantará que me lo cuentes aquí.




6 comentarios:

  1. uyy!! pues yo creo que lo estoy haciendo bien, lo de leer en grupo les encanta, y yo he retomado la lectura que la tenía bastante abandonada, y lo de la biblioteca les gusta mucho. Y de repente sin mas empezaron a leer, mas que a leer a comerse los libros.

    ResponderEliminar
  2. Unos consejos estupendos. Pero cada niño es diferente por mucho que lo intentemos. Yo tengo dos, el mayor no necesita de nada para engancharse a un libro, y tengo que sacarle el libro de las manos por la noche. A la pequeña le cuesta más, es más activa en todo y leer no es su actividad favorita, pero poco a poco va cogiendo el hábito.

    ResponderEliminar
  3. Hola!! Mi hijo tiene 4 añitos y yo loca por que le guste la lectura, tanto como a mi!! Gracias por los tíos! Cariños desde Chile

    ResponderEliminar
  4. Desde bien pequeñitole he leido a mi hijo, cuando empezo a leer lo haciamos juntos antes de dormir, una hoja cada una y ahora se mete a la cama y siempe con un libro. A veces si se porta mal "le castigo" sin leer ¡increible! La lectura es muy buena y empieza desde casa. Saludos

    ResponderEliminar
  5. a mi me pasa como a ti, libros por todos lados, necesito verlos, olerlos, elegir, recomendar y que me recomienden y leerlos jiji. Mi hija tiene 2 años y aunque vamos juntas a la biblio,sacamos libros para ella y los vemos aun es pronto para pensar en la lectura. Sufrí como la que más, el día que pintó con ceras uno de sus libros .... jiji , y en definitiva aunque me encantaría que en un futuro le apasionase la lectura, no se si será así, lo mismo luego se decanta por la música o por el deporte, no pasa de todo jjiji ... así que por ahora no me hago muchas ilusiones.
    Me alegro que en vuestro caso tus hijos estén empezando a sentir el gusanillo.

    ResponderEliminar

Blogging tips