jueves, 5 de diciembre de 2013

Kinder-café

Soy mamá de dos niños. De seis y cuatro años. Y sólo los que tenéis hijos seréis conscientes de lo difícil que es encontrar un sitio a cubierto donde poder tomarte un cafetito con un mínimo de tranquilidad y, siendo ya muy muy optimista, manteniendo una charla con algún adulto.

Por si fuera poco, cuando nació mi hijo mayor, estaba vigente la antigua legislación anti-tabaco, que permitía a los locales pequeños decidir si permitían o no fumar. Y, claro, la mayoría lo permitían. Con lo cual, o te metías en una de esas peceras que algunos habían habilitado para no fumadores, o ibas a uno de los escasos locales que no permitían fumar.

Cuando Antón (el mayor) era pequeño, yo "vivía" en la Tahona que había cerca de mi casa que tenía unas mesitas para tomarte algo y, claro, como vendía pan, no permitía fumar.

Cuando nació Anxo (el pequeño), mis amigas y yo descubrimos una nueva fórmula. Nueva y un poco cutre, todo sea dicho. Nos íbamos a merendar a la cafetería de Ikea, que acababa de abrir en nuestra ciudad. Los peques jugaban en la zona de juegos y nosotras nos tomábamos café patrocinado por Ikea durante la semana (por si alguien en el universo no lo sabe, si tienes la tarjeta Ikea Family te dan café gratis de lunes a viernes). Lo que decía: bastante cutrecillo. Pero lo pasábamos bien y, en mi descargo, he de decir que, para salir de allí te tenías que recorrer toda la exposición de la planta baja con lo cual, raro era el día que salíamos de allí sin "picar" algo.



Afortunadamente, las cosas cambiaron y, con la nueva legislación, todos los locales eran "aptos" para papás con niños. Y digo "aptos" porque, aunque mis hijos son bastante tranquilos (creedme, no es amor de madre. Todas mis amigan lo confirmarían sin necesidad de soborno por mi parte), al final es un rollo tener que "contener" a dos criaturitas mientras intentas tomarte un café.

Cada vez hay más locales que se han decidido a crear un rinconcito para niños: unas mesitas de Ikea, unas sillas Mamut, unos lápices de colores y diez minutos de tranquilidad para los padres. Éste es el caso de Pandelino y La Jijonenca en A Coruña.


Pero, hace muy, muy poquito, alguien tuvo una brillante idea: crear un espacio para los niños, donde el rinconcito fuera para los padres. Y eso es Dadá Kindercafé.

Un sitio con parking para sillitas, tronas, microondas y cubiertos a tu disposición para comidas y meriendas. Un sitio con un menú adaptado a los niños; para que os hagáis una idea: meriendas que incluyen sandwiches, batidos, fruta o yogures. En definitiva, un sitio para niños.



Un sitio donde mandan los peques: con su casiña do rato Pérez y su parque de juegos con libros, puzzles y cocinita incluidos.



Además, durante toda la semana, organizan talleres de todo tipo y cuenta-cuentos, además de cenas con espectáculo de magia los sábados. Y este puente tienen programación especial.


Si queréis estar al día de todas las actividades os recomiendo que los sigáis en Facebook porque la web no está actualizada. Yo probaré la cena con magia y ya os contaré. Nos vemos En las nubes...

8 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo contigo!!! Ya era hora de un sitio para que los papas podamos tomar algo tranquilos mientras los peques también disfrutan . Yo ya conozco Dadá y esta genial Irene ya me pregunta si vamos a la cafetería chuli!!!! Genial este post. Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que Irene ya es una fija del cuenta cuentos! Las mamás de niños más pequeños tenéis mucha suerte de que surjan sitios como éste. Bicos desde las nubes!

      Eliminar
  2. Que buena pinta tiene¡ Le haremos una visita en breve.gracias por este post tan práctico Lorena, los que tenemos niños te lo agradecemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues nada Fani, nos organizamos una cena con magia! Antón con Uxía al fin del mundo!

      Eliminar
  3. Muchas gracias por el post. La verdad es que parece complicado lo de tomarse un café tranquilamente cuando tienes niños.
    Yo te lo agradezco especialmente para saber a qué cafeterías no tengo que ir para poder disfrutar de una charla con mis amigas o de una semi-reunión. Creo que el post es tan útil para padres con niños como para gente que no los tenemos :)
    Deberían hacer más lugares soló para papás y niños porque la gran mayoría no son como Antoón y Anxo... gritan, se tiran por el suelo, corren entre las mesas, lloran como posesos y los padres ponen voces raras; algo que a los "sin hijos" nos irrita inmensamente cuando queremos tener un rato de desconexión.
    Lo mismo con hoteles y sitios pequeños en los que no tienes opción de levantarte y marcharte, como el avión.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario Lucía! La verdad es que yo soy una histérica del buen comportamiento. Creo que, a veces, hasta me paso: habla bajito, quédate sentado, pide por favor...y, por supuesto, nada de correr o molestar a ningún "vecino". Así que te aseguro que yo agradezco un sitio donde poder soltar a las "fieras" y disfrutar de un cafetito. Pero, desde luego, no son sitios muy apetecibles si vas sin niños.
      Y, las veces que volamos, fuimos cargados con material de entretenimiento y no molestaron en absoluto.
      Pero bueno! hay niños y niños y, sobre todo, padres y padres.
      Un besiño!

      Eliminar
  4. dadakinder cafe es un sitio genial en coruña! ya era hora de un sitio asi!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! Desde luego yo soy fan total!

      Eliminar

Blogging tips